curiosxs

miércoles, octubre 17, 2012

El nacionalismo

                                                                       




El nacionalismo en sentido estricto es patrimonio de las clases burguesas, que encubre bajo la idea de Patria el mantenimiento de su dominio sobre los oprimidos y su papel de peón o de mánager del imperialismo.

 Sin embargo el nacionalismo de los pueblos, etnias o grupos oprimidos expresa una idea de signo totalmente opuesto: la reivindicación de ser dueños de sus propios destinos, de su propia vida, de su propia historia."-Abraham Guillén"-

La autodeterminación de los pueblos (yo prefiero el término "pueblo" al de "nación"), la gestión de la tierra y los recursos, así como la defensa de su cultura, no tiene porqué ir unida a un Estado con sus estructuras y aparatos.


                                                                         
La Patria, por otro lado, no es otra cosa que el territorio del Estado y nada tiene que ver con la identidad de los pueblos (si se entiende pueblo o nación como un conjunto de personas hermanadas por una historia común, tradiciones, costumbres, lengua, etcétera, que no necesariamente comparten territorio) sino con una demarcación política de la tierra forjada a través de siglos de sucesivas guerras y conquistas orquestadas por reyes, nobles, caudillos militares y demás jefes supremos para su propio beneficio y llevadas a cabo por y con la sangre de los miembros de los estratos más bajos y desfavorecidos de la sociedad del momento (campesinos, esclavos, inmigrantes, pobres a fin de cuentas)


.Por tanto Patria supone tiranía, ocupación, sometimiento y es el Estado el yugo-herramienta que la sustenta, impone y tutela. Es fácil darse cuenta de que ambos conceptos no van en paralelo ni son en absoluto sinónimos:La patria se impone, la nación se siente.







Así pues, la reivindicación de una identidad propia de los integrantes de determinada nación, lo que se conoce como "nacionalismo" no tiene nada que ver con la exaltación de la patria.



Es precisamente esta suplantación, este deliberado solapamiento de Patria por Nación, la que se ha utilizado para confundir y cambiar la idea de lucha por una causa justa por la noción de defensa (encubierta) en un territorio determinado de los intereses, privilegios y trapicheos de la clase dominante, es decir, de los grandes empresarios, banqueros, terratenientes y burgueses en general, la verdadera oligarquía dueña del entramado de corporaciones, imperios financieros, tierras y recursos naturales, los amos de determinado trozo del mundo encerrado entre fronteras, provisto de bandera e himno (eficaz fanfarria folklorizada, infantiloide y populista); un trozo de pastel gestionado para esta casta por la clase política, organizado por legisladores, ejecutado por jueces y garantizado por ejército y cuerpos de policía.

                                                           


La reivindicación de un pueblo como tal es un tema y el modelo de organización social en el que este pueblo se estructure es otra, de igual forma que la relación que tenga con el resto de pueblos a nivel internacional.


                                             

Si el nacionalismo se asocia a independentismo pero éste conlleva la demanda de un Estado a escala, un territorio más pequeño con fronteras igual de excluyentes, unos cuerpos represores que te repriman en tu lengua y unas cárceles donde ondee un trapo con estos colores en lugar de aquellos otros, mal vamos.

Si por el contrario hablamos de un proyecto de pueblos federados, sin Estado ni clases sociales, sin dueños ni explotadores, donde la gente se autoorganice y decida, coopere, funcione de forma colectiva y comunitaria, entonces ARRIBA LAS NACIONES LIBRES!
 
NI DIOS NI AMO NI PATRÓN

                                                                                                    Fdo:  Amigxs  de la CloratitA



Germinal Licencia Creative Commons


No hay comentarios:

Publicar un comentario